martes, 17 de diciembre de 2013

El futuro que nos depara la globalización: Macro-regiones económicas y micro-regiones políticas.

Por Ma-Bàlle ma-a Joba
Sàngo à Mboka

La velocidad geométricamente creciente de las mutaciones que se están produciendo en el mundo globalizado actual hace que aquellos que se enrocan en defender la concepción caduca y arcaica de Estado, como el que existe hoy en día en Guinea Ecuatorial, se queden desfasados y, sientan cualquier proposición de modificarlo ―sin siquiera analizarla y aunque sea para mejorarlo―como una agresión.
Esta actitud, comprensible por otro lado, denota una limitación de su nivel de comprensión y su terquedad a pensar que la razón es suya; que todo lo que venga de las etnias no fang (según ellos, «minorías») no debe ser considerado. Como dijo alguien, podrán vencer pero no convencer. Lo extraordinario es la manera tan infantil que tienen de «esquivar» el problema. Siendo tan «buenos escritores y novelistas», hasta cuándo deben tratar un asunto tan serio como la terrible situación que sufren las etnias no-fang, tienden a «novelarlo» todo a lo «Marcial Lafuente Estefanía».
Señores, la tendencia actual consiste en el desmontaje o aligeramiento paulatino de la pesada maquinaria del Estado como se conoce desde el siglo antepasado. La realidad es tozuda. Hablando en plata, el Estado tal como se conoce hasta ahora en Guinea Ecuatorial ―inexistente en realidad― debe ser desmontado para actualizar sus viejas, arcaicas y viciadas estructuras y aumentar su eficacia en la resolución de los acuciantes problemas que sufren las poblaciones más desfavorecidas; que, como por casualidad, pertenecen a las etnias no-fang. Las enormes inercias burocráticas debidas a un excesivo número de departamentos ministeriales y otras administraciones que sirven para «cobijar a todo el clan nguemista» y sus acólitos, ralentizan la ya raquítica e ínfima acción del Estado en la resolución de los verdaderos problemas de la gente —no hablo de los escaparates, que aparecen como champiñones por todas partes.
Por lo tanto es necesario el establecimiento de estructuras locales más dinámicas y eficaces que sean más cercanas a la gente; estructuras locales que podrían tomar en consideración las seis comunidades culturales diferenciadas que existen en Guinea Ecuatorial que son: La comunidad cultural Ndowé , la bissió, la bubi, la ambo, la fang y la fernandina.
La propuesta de manifiesto «abierto» AM.BI.BU.ND.FA., presentado por el Partido del Pueblo Ndowé  no es ninguna casualidad; teniendo en cuenta que este partido se mantiene al día sobre los conceptos actualizados y las continuas mutaciones, fruto de la globalización. He ahí una herramienta solvente que nos ayudaría a arrancar el motor del nuevo Estado con fuerza y eficacia; con el objeto de que todos los hijos de Guinea Ecuatorial, sin discriminación, puedan gozar de las mismas oportunidades.
Es más, somos conscientes de que la globalización impone un mundo compuesto de macro-regiones económicas (CEDEAO, UE, CEEAC, CEMAC,...) en el que cada Estado-nación tal como lo conocemos hoy, tras una periodo de transición, será remplazado por micro-regiones políticas. Esta tendencia, que puede parecer contradictoria, viene a indicar que son dos sistemas complementarios. Es cierto que estos vertiginosos cambios traen de cabeza a muchos líderes africanos; pero deben darse cuenta de que vamos de cabeza en esa dirección. Los hijos de Guinea Ecuatorial tienen por delante varias opciones de Estado: Un Estado unitario realmente democrático, un Estado de Autonomías, un Estado Federal o Confederal...
El reto es la valentía que debemos tener todas las etnias para dar el primer paso: Una sentada de todos para refundar un Estado de todos, que respete los derechos de todos.

Rafael Evita Ika: La sentada de los Pueblos garantizará un Estado de Derecho (Federal o Confederal) en Guinea Ecuatorial


La unión forzada nunca retiene eternamente porque tarde o temprano terminan los retenidos a la fuerza marchándose. Esto se lo digo a los aventajados que gritan a los cuatro vientos que “Guinea Ecuatorial es indivisible.” Pues aparte de ser una absoluta falacia, les digo que las uniones forzadas detienen menos que las voluntarias. Por ello sabemos que una Federación o, Confederación guineoecuatoriana y voluntaria de nuestros Pueblos, al no tratarse de elegir entre ser guineoecuatoriano o Ndowé, Bubi, Ambo o Fang, será una unidad en la diversidad. Pero, para que eso sea posible, no se puede dejar la sentada para luego como pretenden algunos. No señores, porque este problema étnico que tenemos en Guinea Ecuatorial lo quisimos algunos pueblos resolver antes de la Independencia y otros se aferraron a que ya se haría en el parlamento Nacional.

Llegó la Independencia y requerir resolver ese tema en el parlamento se convirtió en la justificación del genocidio cometido contra el pueblo Ndowé en Guinea Ecuatorial; pedir los Bubis que se cumpliera lo pactado con Macías, significó la selectiva matanza de Bubis y Kirió. Ahora, la sentada debe por lo tanto ser antes de que caiga el tirano, debemos sentarnos todos Ambo, Bissió, Fang, Bubis y Ndowé y establecer las bases de esa nueva unión. He ahí nuestra última propuesta Tratados de Honor y Pactos Étnicos, que son nada más y nada menos, que el compendio de todo aquello que haría a los Ndowé sentirse cómodos y seguros en una futura Guinea Ecuatorial Federal; y dicha propuesta está abierta a que cada uno de nuestros pueblos agregue aquellos elementos que crea garantes de su seguridad. Todos los requerimientos de todos serán admitidos siempre y cuando no guarden oscuras intenciones de reprimir o perjudicar los legítimos intereses de otro Pueblo; porque encuentro que eso sería una oposición frontal ya que se trataría de que unos dominasen a otros. Del mismo modo, la Federación o Confederación voluntaria guineoecuatoriana que queremos crear será multicultural, donde, el Fang, Bubi, Ambo, Bissió, Ndowé, Kirió, contribuiremos todos al desarrollo de una identidad común guineoecuatoriana.
Esa Federación o Confederación guineoecuatoriana será un espacio vivo porque será donde el diálogo y la coordinación se llevarán a cabo; un verdadero marco para la coordinación política y económica a través de un sistema de compensación, que suavice las disparidades de ingresos entre las provincias. Un espacio compartido con un gobierno Federal o Confederal y una política monetaria común.
“Nuestro país” la República Guinea Ecuatorial fue concebida como una Federación aunque muchos lo ignoren. En la Actualidad Guinea Ecuatorial es una República que beneficia en mayor medida a una sola familia, a un clan, una tribu y a un solo pueblo, mientras los demás pueblos están discriminados y negar esto, es señal de muy mala voluntad. Las actitudes prepotentes de los políticos negándose de manera abierta a escuchar a nuestros pueblos aconsejan muchísima prudencia, habida cuenda de la tan arraigada cultura dictatorial del país, que no ha conocido la libertad, porque tras 190 años de colonización española, nos han tocado otros 45 años de sangrientas dictaduras tiránicas. Pero, lo peor del tema es que muchos son los políticos que anhelan la posición de Teodoro Obiang Nguema Mbasogo. Sin pestañear públicamente manifiestan no ser capaces de representar a todos los ciudadanos de su propio pueblo y reflexionamos, si el político manifiesta no poder representar siquiera a su pueblo, seguido nos preguntamos los que no somos de su pueblo ¿qué carajos nos representará a nosotros? Volvemos a reflexionar, los políticos manifiestan no poder defender siquiera los intereses de todos los de su etnia y preguntamos seguido ¿qué carajos defenderá los intereses de los que no somos de su etnia? Y finalmente reflexionamos, si los políticos manifiestan no ser capaces de representar y defender los intereses de todos los pueblos del país, atónitos preguntamos ¿qué carajos entienden esos políticos por gobernar una nación? La prudencia aconseja no permitir que ninguno de esos políticos alcance el poder, porque sin duda alguna tendríamos otros 45 años de dictadura tiránica.
Los 45 años de independencia han resultado en sangrientas dictaduras por el error de no haber resuelto el tema étnico antes de la independencia. Por lo tanto, en aras de evitar otra dictadura, es por lo que debemos sentarnos los pueblos para que juntos diseñemos y con mucho cuidado el futuro de Guinea Ecuatorial como una sociedad amplia multinacional, fundamentada en nuestra historia y la memoria colectiva para no cometer los errores del pasado. Adherirnos todos al diseño del conjunto de todos y cada uno de las personalidades propias de nuestros Pueblos, además de adherirnos a los tratados Internacionales y Derechos universales, para que la Guinea Ecuatorial Federal o Confederal sea un verdadero estado de todos, pero también y sobre todo un incuestionable estado de Derecho.
Creemos que un federalismo o confederalismo guineoecuatoriano alargará la vida de Guinea Ecuatorial como Estado, porque el Federalismo o la Confederación no serán ajenos al debate de la reconciliación. No serán ajenos al debate de identidades y en ese contexto, aportará una experiencia apasionada y fuerte. Queremos un espacio Federal o Confederal guineoecuatoriano que sea un área compartida; un marco que permita a todos los componentes de la Federación o Confederación coexistir con plena prosperidad, respeto, paz y armonía.
Lo que queremos es que las Provincias guineoecuatorianas sean iguales en todos los sentidos y estén protegidos por un gobierno de todos. Sin embargo, que gocen de una gran autonomía y que cada provincia determine su propio gobierno, su presupuesto y que el gobierno federal provea los medios a las proveniencias. Lo que representaría en relación a ahora, un muy variado diseño de provincias dirigiendo ellas mismas las necesidades locales de sus respectivas poblaciones. Lo que se traduce en el ejercicio de la libre determinación de los Pueblos de la Resolución 2625 de la Asamblea General de las Naciones Unidas del 24 de Octubre del 1970.
Para que esto sea posible, debemos peguntarnos ¿en estos 45 años de independencia, que es lo que ha impedido que esto fuese posible? Pues la respuesta es que LAS MALAS COSTUMBRES NUESTRAS QUE DESARROLLAMOS CUANDO ALCANZAMOS EL PODER, han impedido la democracia en nuestro país. Si esto innegable, debemos sentarnos los pueblos para asegurarnos de que en el futuro ESAS MALAS COSTUMBRES NUESTRAS QUE DESARROLLAMOS CUANDO ALCANZAMOS EL PODER no vuelvan a imponer otra dictadura.
Si es innegable que LAS MALAS COSTUMBRES NUESTRAS QUE DESARROLLAMOS CUANDO ALCANZAMOS EL PODER, han impedido que llegue la democracia en nuestro país, olvidándonos de esas leyes españolas que no regulan precisamente ESAS LA MALAS COSTUMBRES NUESTRAS QUE DESARROLLAMOS CUANDO ALCANZAMOS EL PODER, debemos sentarnos los pueblos, consensuar los Tratados de Honor y Pactos Étnicos, para reprimir precisamente ESAS MALAS COSTUMBRES NUESTRAS QUE DESARROLLAMOS CUANDO ALCANZAMOS EL PODER, con ello permitir que llegue la democracia en nuestro país.

Rafael Evita Ika
Presidente de Etômbâ â Ndôwé- Partido del Pueblo Ndowé